Un vistazo rápido a los índices de participación de la Región de Los Lagos en las recientes elecciones del 21 de noviembre, deja ver una vez más la asimetría estructural que caracteriza el ejercicio del poder en Chile. A nivel país, el 47,34% de la ciudadanía acudió a las urnas, mientras que la Región de Lagos lo hizo en un 44,34%. Al interior de la región, se observan claras divergencias, las que no dejan de estar relacionadas con índices socio-económicos.

Tres de las comunas con menor participación (Futaleufú con un 27%, Chaitén con un 30% y Cochamó con un 34%), muestran a su vez algunos de los mayores índices de pobreza por ingresos de la región (con indicadores que se mueven desde un 25% a un 33% de pobreza). El otro lado de la tortilla lo representa ciertamente la comuna de Puerto Varas: al tiempo en que obtuvo una participación electoral del 53,04% (la mayor en la región), esta comuna muestra los menores índices de pobreza regional, con solo un 8%.

Los datos y resultados son desoladores: si se quiere profundizar la democracia, así como luchar contra la concentración del poder y el dinero, es urgente apuntar a mejorar la participación de las grandes mayorías excluidas.

Por Rafael Alvear – Investigador postdoctoral en Sociología

Print Friendly, PDF & Email