CONAF Región de Los Lagos y Tompkins Conservation Chile dan inicio a una alianza para fortalecer la conservación y el monitoreo de huemules en la Reserva Nacional Futaleufú. La iniciativa se da con la instalación de 10 nuevas cámaras trampas y las primeras campañas por parte de un experimentado equipo de profesionales y guardaparques en terreno.

Estas acciones se insertan en el acuerdo de colaboración regional del programa de biodiversidad firmado por ambas instituciones el pasado 1 de agosto del 2020. Su destino es promover un trabajo para establecer objetos y acciones de conservación en la restauración del hábitat de animales en Áreas Silvestres Protegidas de la Región.

CONAF, en los primeros años de trabajo, realizó censos anuales de la especie. Luego, con el tiempo, perfeccionó la herramienta de conteo de la población de estos ciervos. Fue así que desde el 2012 se monitorea mediante el uso de cámaras trampas, teniendo como objeto la conservación del huemul.

Un gran avance colaborativo

Para el director ejecutivo de CONAF, Rodrigo Munita, esto “demuestra que es el trabajo colaborativo el que nos permite poder avanzar en medidas para mejorar las condiciones de conservación de esta especie tan emblemática. Aquí estamos mejorando el monitoreo para aplicar acciones que nos permitan, por ejemplo, evitar las amenazas. Asimismo, establecer corredores para ampliar los sectores en que se desplazan”.

“La Corporación Nacional Forestal tiene una larga historia en la protección y monitoreo del huemul en la Reserva Nacional Futaleufú. Como fruto de este trabajo se ha conseguido recopilar valiosos antecedentes sobre la presencia, estado y tamaño de la población de huemules en el área” manifestó el director regional de CONAF Los Lagos, Jorge Aichele.

A través de las cámaras trampas se puede monitorear la población de huemules en la reserva y conocer las características y dinámicas poblacionales. Además, evaluar la condición general de ellos y detectar a otras especies presentes que puedan constituir factores de amenaza, como el ganado doméstico, perros y jabalí.

Una tarea difícil pero vital para la conservación

En un escenario donde la subdivisión y cambios en el uso de la tierra han significado que el huemul deje de ocupar sus sectores habituales, como los aledaños al río Futaleufú, resulta de vital importancia la identificación de los sectores claves para la invernada y el restablecimiento de la conectividad de los grupos de huemules en la Reserva Nacional Futaleufú.

Ingrid Espinoza, directora de conservación de Tompkins Conservation Chile, señaló al respecto que todos “los esfuerzos de conservación y monitoreo del huemul constituyen una ardua labor en terreno. Se  trata de una zona abrupta y accidentada de un poco más de 12.000 hectáreas de bosques, montañas y altas cumbres que se elevan por más de 1.500m. En esta zona los huemules se distribuyen en reducida cantidad y densidad, lo que hace aún más difícil esta tarea. A través de estas acciones en terreno buscamos fortalecer el trabajo histórico de CONAF en la reserva y seguir avanzando en los diversos programas de conservación de la especie que desarrollamos en la Patagonia”.

Entre los resultados preliminares, se constató la permanencia de la especie en el área y que entre los ejemplares se observó una hembra con su cría, lo que representa una continuación de la especie. En la medida que la detección se extienda hacia otras zonas de la Reserva Nacional Futaleufú, podrá gradualmente identificarse nuevos grupos de huemules y áreas prioritarias claves que permitan reestablecer la conectividad perdida de la especie en el lugar y reducir el impacto de amenazas, como la ganadería extensiva y los perros que acompañan esta actividad.

Fuente:elpreriodista.cl

Print Friendly, PDF & Email