Empresa contratista del MOP habría utilizado plaguicida cuyo componente químico, glifosato, ha sido prohibido en diversos países por sus componentes cancerígenos y los impactos negativos que tiene en los ecosistemas.

Treinta y tres vecinos de Michimahuida, El Amarillo, El Negro, Chaitén y Santa Bárbara en la comuna de Chaitén, Provincia de Palena, interpusieron este jueves un recurso de protección ante la Corte de Apelaciones de Puerto Montt por el supuesto uso del producto químico herbicida glifosato en la Carretera Austral, Ruta 7.

La denuncia se realizó luego que el pasado 25 de febrero vecinos de El Amarillo detectaron que una cuadrilla de la empresa a cargo de la mantención de la ruta, San Felipe S.A. Contratista de la Dirección de Vialidad del Ministerio de Obras Públicos (MOP), habría aplicado este plaguicida de uso no autorizado en el tramo Chaitén – sector del puente Río Negro.

Ingrid Espinoza, directora de conservación de Tompkins Conservation Chile -fundación patrocinante en la causa- y habitante de El Amarillo, destacó: “Parece contradictorio que una contratista del MOP aplique químicos en un territorio caracterizado por la pristinidad de su naturaleza, que es reconocido institucionalmente como un territorio que alberga Parques Nacionales, es hábitat de una diversidad de vida y un pulmón verde. Esto es una amenaza tanto para los ecosistemas, como también para los habitantes del territorio, por lo que con este recurso buscamos impedir que sigan usando este producto en el futuro”.

Esta situación, sin embargo, no es nueva, ya que en 2019 también había sido presentada una denuncia por el uso de este plaguicida ante la Dirección de Vialidad y Gobernación Provincial de Palena. Instancia donde la entidad respondió, a través de una carta oficial, que el contrato de mantención de la ruta no involucra la aplicación de herbicidas para manejar la vegetación. Además, de acuerdo al manual de carretera, de aplicarse productos químicos, la empresa debe tener la autorización del inspector fiscal previo a la aplicación.

Los plaguicidas son sustancias químicas tóxicas, creadas para interferir algún sistema biológico, pero carecen de selectividad real, afectando simultáneamente especies y otras categorías de seres vivos, como el ser humano. El glifosato inevitablemente se dispersa por el ambiente y entra en contacto con otros organismos que no son su objetivo de aplicación, como el aire, suelo, agua superficial y subterránea, y es arrastrado a otras zonas atmosféricas, ríos, mares, exponiendo directa e indirectamente a los organismos que habitan en esos ecosistemas. Sus residuos pueden traspasarse a los alimentos, e impactar de forma negativa en la salud de las personas.

Desde la comunidad de El Amarillo y a través de la Junta de Vecinos tres Aldeas, que reúne a las comunidades de El Amarillo, Michimahuida y Puerto Cárdenas se emitió una declaración pública respecto a la acción legal presentada y en donde se señala que “Nos parece un contra sentido que el estado Chileno a través del MOP y la Dirección de Vialidad, estén financiando labores que afectan a la comunidad y el medio en que vivimos caracterizado por áreas naturales y oficialmente protegidas por el Estado. Por otra parte, la aplicación de químicos contradice todos los esfuerzos por posicionar a la carretera Austral, la Patagonia Verde y la Ruta de los Parques como un área caracterizada por su naturaleza prístina y turismo sustentable”.

En la declaración se hace un llamado a las empresas privadas que realizan actividades en la zona a que tomen conciencia de que este territorio es especial y las prácticas del pasado como el uso de químicos no son aceptables y para lo cual se instó a las comunidades a fiscalizar y denunciar estas acciones que atentan contra la biodiversidad del territorio.

Print Friendly, PDF & Email