Durante la última década la sustentabilidad energética ha tomado la palestra mundial, buscando una transición hacia una generación energética caracterizada por energías renovables, reemplazando el uso de combustibles fósiles. En el marco de la política energética nacional “Energía 2050”, surge en 2015 la iniciativa del Ministerio de Energía y la Agencia de Sostenibilidad Energética, “Comuna Energética”. Ésta busca incentivar a los municipios a aportar a la transición energética de Chile y desde la acción local buscar un desarrollo sustentable y bajo en carbono para su comunidad.

En la provincia de Palena y específicamente en la comuna de Futaleufú, se ha vuelto urgente replantear la estrategia energética, debido a los altos costos, la calidad del servicio y la dependencia a combustibles contaminantes como petróleo y leña. La comuna presenta los costos energéticos más altos del país, llegando a 143 $/kWh, casi un 35% más alto que los costos energéticos en la capital del país. Por otro lado, la calidad del servicio eléctrico no es coherente con los altos precios. Solamente entre enero a octubre de 2020 se lleva un promedio acumulado de 49 horas sin suministro eléctrico por cliente, siendo 14 horas el máximo permitido. 

La generación energética en la provincia de Palena se basa principalmente en el uso del petróleo, alcanzando el 80% del total de fuentes energéticas utilizadas. Otro de los problemas, ocurre al interior de muchos de los domicilios. La leña es el combustible preferido por la comunidad para calefaccionarse durante los largos periodos de frío. Marcado por una tradición maderera y costumbres locales, este combustible es el responsable de enfermedades respiratorias y problemas en la calidad del aire durante invierno. El alto consumo de leña en la comuna de Futaleufú supera rotundamente el consumo en Temuco, una de las ciudades más contaminadas del país, con un consumo promedio de 18 metros por vivienda al año, mientras que en la capital de La Araucanía alcanza los 9 metros al año según un estudio de la Universidad Católica de Temuco. La principal diferencia radica en que el pueblo de Futaleufú cuenta solamente con 2.297 habitantes, 96 veces menos que la población de Temuco. Por lo que, realizar cambios con políticas locales puede ser más efectivo en el corto plazo.

Con la necesidad de abordar estas problemáticas surge el convenio de colaboración entre la Fundación Futaleufú Riverkeeper y la Universidad Adolfo Ibáñez en 2019. A partir de este convenio, los ingenieros Benjamín Cabrera, Enzo Costa, Benjamín Cortes-Monroy bajo el alero de Futakeeper se encuentran impulsando la creación de una Estrategia Energética Local (EEL). Esta estrategia permitirá a la comuna, en articulación con la Municipalidad de Futaleufú y actores de la sociedad civil, acceder a fondos concursables y beneficios económicos para la postulación de proyectos que mejoren circunstancialmente la calidad de vida de los habitantes de la comuna. En este sentido, Rocío Gonzalez, directora de Futakeeper, destaca la importancia de la colaboración entre universidades, municipios y organizaciones de la sociedad civil, que a la larga implican un mejoramiento en el uso eficiente de los recursos públicos.

Una estrategia energética local es la primera etapa para que una comuna forme parte del plan “Comuna Energética”. El proyecto consiste en un diagnóstico energético que busca determinar aspectos claves relacionados a la energía, como está se consume, cómo se genera y cuáles son las oportunidades existentes para el futuro energético. Por otro lado, busca generar una identidad energética local, a través de talleres de participación ciudadana que logren determinar una visión, objetivos y metas. “En el contexto sanitario actual, se ha hecho visible la necesidad de autonomía en todos sus ámbitos para nuestra comuna. En esta línea, la participación, independencia y eficiencia energética son fundamentales para trazar la hoja de ruta hacia la sustentabilidad energética de Futaleufú” asegura Rocío, 

El ingeniero de Futakeeper, Benjamín Cortes-Monroy, hace un llamado a los habitantes de la comuna para plasmar sus deseos en este proceso. La opinión, conocimientos y visión de los y las habitantes de Futaleufú es pilar de la estrategia que busca ser construida entre todos y todas, por el desarrollo sustentable de Futaleufú y la Patagonia Chilena. Afirma que “buscamos definir con la participación activa de la comunidad e instituciones, una visión, objetivos y metas para la comuna. Una visión que defina nuestro desarrollo energético futuro y objetivos y metas, claros, medibles y alcanzables, para cumplir con la ideas de desarrollo que llevaran a Futaleufú hacia una comuna sustentable y baja en carbono”. 

¿Cómo puede aportar un habitante de Futaleufú a la sustentabilidad de su comuna?

Benjamín Cortes-Monroy nos comenta que existen distintas formas de generar impacto en el corto plazo que se pueden traducir en menor contaminación y un ahorro para la población. Lo principal es aislar correctamente las instalaciones (paredes, techo, ventanas), para que el uso de cualquier tipo de sistema de calefacción sea eficiente. Si vas a usar leña, que sea seca y ojalá certificada. En el caso de las ampolletas o electrodomésticos, preferir aquellos de bajo consumo eléctrico y desenchufar aquellos que quedan en modo “stand by”. Intentar buscar soluciones energéticas autónomas, se traduce también en un ahorro de dinero, porque no requieren de mantenciones frecuentes ni de la compra de combustible o el pago de una mensualidad para su funcionamiento. 

Lo importante, es comprender que para avanzar hacia una comuna sustentable se requiere de la participación activa y comprometida de todos los actores del territorio; instituciones, municipios, empresas, organizaciones y habitantes, que en su conjunto y con acciones a distintas escalas, lograrán un impacto significativo.

elhuemul.cl

Print Friendly, PDF & Email