En la comuna de Hualaihué, Carretera Austral-Patagonia norte, se desarrolla un conflicto a partir de un proyecto que busca instalar una hidroeléctrica de paso en el sector de Hornopirén, en el Río Negro, donde comunidades y organizaciones se han levantado para conseguir su paralización.

El drama que atraviesan lo comentó Denny Arriagada a RESUMEN en noviembre de 2020. Nacido y criado en Hornopirén, pertenece a la Comunidad Indígena Kimunpuche, una de las agrupaciones que se encuentra en férrea oposición a la central.

Todo comenzó en diciembre de 2019, cuando conocieron el proyecto liderado por la empresa italiana Scotta, que decía tener todos los requerimientos necesarios. El ahora conformado Movimiento Salvemos Río Negro, integrado por la comunidad anteriormente mencionada, el Club Deportivo Newen Leüfú y otras organizaciones, inició la defensa a través de distintas vías legales y reuniones con autoridades. El río, objeto de la virtual construcción de una hidroeléctrica, no sólo es un atractivo turístico y escenario de actividades deportivas, sino también fundamental en el abastecimiento de agua y electricidad de las personas que habitan en Hornopirén. “Tenemos energía que cubre a la comunidad, y quieren poner otra hidroeléctrica y no sabemos para donde va a ir destinado lo que se produzca”, aseguraba Arriagada hace algunos meses a este medio.

Tras la presentación de una serie de documentos de respaldo, manifestaciones en la carretera Austral y la insistencia ante vías legales que no dejaron del todo conforme a los vecinos y vecinas por su transparencia y cooperación, las faenas fueron paralizadas y multadas. La comunidad exige un correspondiente estudio de impacto ambiental que haga frente al proyecto.

Además, “estamos en espera de los dos recursos de protección que existen. Hay uno que interpuso la Municipalidad y el comité de agua potable, y hay otro que colocó la comunidad indígena, el Club Deportivo Newen Leufu y la junta de vecinos del sector”, relató Denny Alvarado en un nuevo contacto con RESUMEN, sobre la actualidad de la disputa. Mientras tanto, se mantienen presentando documentos ambas partes.

A día de hoy, no se registran intervenciones nuevas por parte de la empresa en cuestión, pero las acciones de “Salvemos Río Negro” no han parado pese a la pandemia. Eso sí, se centran en las redes sociales y en unir fuerzas con otras entidades como el Movimiento de Defensa del Agua, la Tierra y el Medio ambiente (Modatima Osorno), que los apoya en sus acciones.

Por lo demás, tuvieron una cita en diciembre con la Comisión de Recursos Hídricos y Desertificación de la Cámara de Diputados, donde “logramos que se comprometieran a oficiar a diferentes organismos como Sernageomin, Sernatur, la Dirección General de Aguas, y otros organismos del Estado para que se pronuncien respecto al proyecto, porque tienen injerencia en el lugar posiblemente afectado”, algo que también está en veremos, cuentan.

Denny Arriagada confiesa que el compromiso de las personas de la zona continúa pese a las dificultades del contexto actual y las que la institucionalidad puede poner en el camino. “Estamos convencidos. Si no lo ganamos a la buena, tendremos que ganarlo a la mala. No se justifica la central hidroeléctrica, es solamente un negocio”, cierra.

Información y fuente: Resumen.cl

Print Friendly, PDF & Email