Tras ser declarada admisible una nueva querella por el delito de maltrato animal, la Fundación Albergando un Amigo hizo un llamado a los habitantes del sector de Cochamó a aportar antecedentes que ayuden a la investigación de la agresión con patadas, además de cortes con machete y cuchillo, a un cachorro de sólo 3 meses de edad, bautizado como Jack.

Los hechos ocurrieron el pasado  18 de noviembre, cuando una familia se enfrentó a quienes se tomaron ilegalmente su  campo en el sector de Río  Ventisquero, comuna de Cochamó. El terreno está inscrito por una sucesión familiar y fue ocupado ilegalmente por Patricio Rosas Pinto y Verónica Pinto Fernández, quienes intentaron usar el Decreto Ley 2.695 para solicitar al Ministerio de Bienes Nacionales que los reconociera como dueños y así obtener, mediante engaños, un título de dominio.

Esta situación generó que una de las propietarias, junto a su pareja y a su hijo menor de edad, acudiera al sitio para enfrentar a los ocupantes, quienes los recibieron armados con un machete y un cuchillo carnicero. Al comenzar a discutir por los hechos, la respuesta de los querellados fue amenazar de muerte a la familia propietaria, para luego agredir con el machete y el cuchillo al pequeño cachorro, además de darle fuertes patadas. Ante esa brutal agresión, el perrito sólo atinó a huir hacia los árboles donde desapareció, sin que la familia pudiera volver a encontrarlo.


Todos estos hechos quedaron grabados en video, en un celular, donde se ve como Verónica Pinto y Patricio Rosas agreden con las armas y fuertes patadas al perro cuando éste los sigue amistosamente y sin saber que sería tratado con violencia brutal.

Es por ello que la familia afectada, además de presentar con su abogado las acciones legales para recuperar sus tierras, se acercó a la Fundación Albergando un Amigo para solicitar su apoyo jurídico y así obtener justicia para Jack.

De acuerdo a Alejandra Miranda, presidenta de la Fundación, es importante que la comunidad comprenda que la agresión a los animales es un delito, tal como el abandono y el mantenerlos atados. Por ello, señaló, los tribunales y la Fiscalía tienen un rol fundamental, ya que su gestión y sus fallos darán la jurisprudencia necesaria para modificar conductas violentas que de otra forma quedarían impunes.

Print Friendly, PDF & Email