Por: Leonardo Rodriguez R. -Doctor en Ciencias, ecología y evolución

6 meses después de la promulgación de la “Ley de Humedales Urbanos” (Nº 21.202), el día 30 de julio del 2020, el Consejo de Ministros para la Sustentabilidad aprobó el reglamento de esta Ley.

Los humedales en general son ecosistemas frágiles, altamente susceptibles frente a presiones humanas como el cambio de uso de suelo o el cambio climático.En el caso de humedales urbanos, la presión es aún mayor, dado que continuamente se han visto expuestos a la presión inmobiliaria y el mal uso de los vecinos, producto del desconocimiento que existe sobre estos (recordemos la reciente situación de edificios nuevos, que aún no habían sido entregados inundados en Los Molles, en Valparaíso). Este desconocimiento impide muchas veces apreciar sus beneficios en control de crecidas por lluvias intensas, protección ante tsunamis en zonas costeras, recreación y hábitat de fauna beneficiosa para nuestro vivir.

Desde ahora, los humedales urbanos tendrán un “paraguas” legal de gestión ambiental, resguardando sus principales características ecológicas e hídricas, junto con garantizar su reconocimiento y gobernanza por parte de las comunidades locales. Aún más importante, la nueva Ley y el Reglamento permitirá la evaluación ambiental cuando algún ocurrente piense que es buena idea afectar un humedal dentro de la ciudad.

Así, la ciudadanía tiene hoy la tarea de relevar la importancia de sus humedales urbanos, exigiendo a sus autoridades el reconocimiento oficial de ellos, para aspirar al bienestar que conlleva una integración sustentable de espacios naturales con espacios urbanos.

elhuemul– @tiukeaustral

Print Friendly, PDF & Email