Los números del Ministerio del Medio Ambiente son elocuentes. Durante los primeros años de aplicación de la ley que prohíbe la entrega de bolsas plásticas en el comercio, se ha evitado el consumo de unos 5 mil millones de plásticos para el transporte de mercadería.
La siguiente meta asoma ambiciosa: el próximo viernes 3 de agosto de 2020, la cantera busca eliminar para siempre las bolsas plásticas en circulación.

Ese día culminará la última etapa de una ley implementada en 2018, donde las micro, pequeñas y medianas empresas, entre las que se cuentan los pequeños almacenes y ferias, también deberán dejar de entregar los implementos.

“Los chilenos seremos los primeros en Latinoamérica en decir adiós para siempre a las bolsas plásticas que se entregan en establecimientos de comercio”, señaló el Seremi del Medio Ambiente, Diego Riveaux, “esto al concluir la última etapa de implementación de la Ley 21.100, que busca reducir el uso de este material y disminuir la contaminación generada sobre el medio ambiente, especialmente los océanos”.

Desde su publicación, la ley dispuso que el comercio podía entregar un máximo de dos bolsas plásticas por compra. Seis meses después, supermercados, grandes tiendas y retail implementaron la prohibición total de los insumos, promoviendo un cambio cultural entre los consumidores.

Previo a la ley, en Chile se empleaban unos 3.400 millones de bolsas plásticas por año, lo que se traduce en cerca de 200 bolsas anuales por persona. Una estimación del Ministerio del Medio Ambiente reza que durante los dos primeros años de aplicación de la ley se ha evitado el consumo 5.000 millones de bolsas plásticas tipo camiset

Print Friendly, PDF & Email