Un hombre argentino de 63 años murió en las últimas horas en la localidad de Villarrica, luego de que se descompensara mientras esperaba que se habilite el paso fronterizo Cardenal Samoré.


Se trata de un hombre oriundo de la localidad bonaerense de Ituzaingó que padecía un problema cardíaco que, en su momento, había declarado en su ficha en el consulado. Según precisaron, era una de las 300 personas que esperan del otro lado de la cordillera, entre la novena y décima región, para poder volver a Argentina. Permanecen varados desde hace meses.

“El paso Samoré está cerrado para los argentinos, pueden transitar los chilenos que viven en el sur de Chile y quieren ir hacia ahí o los chilenos que quedaron en esta zona y viven en el sur, las personas que estaban dispuestas a viajar a su casa no pudieron hacerlo”, expresó María José Paéz, una mujer que también intenta ingresar al país desde Chile, en contacto con el portal Bariloche2000.

La mujer contó que hay gente que no está en buenas condiciones de salud y dijo que, por esa razón, podrían ocurrir más muertes. “La solución que ofrecen es que te vayas a Santiago, tomes un avión de Aerolíneas y de Buenos Aires te arregles para volver al sur”, contó, y señaló que “esa es la gran solución que le dan al pobre tipo que hace cuatro meses que está acá, sin ropa de invierno, pagando el 30 por ciento de la tarjeta de crédito y no tiene ni para comer ni para pagar un remedio”. Según marcó, la víctima fatal “entró en depresión, ansiedad, nerviosismo y se murió”.
El hombre murió este miércoles por la tarde tras sufrir un paro cardíaco en un hospital de Villarrica. Había viajado a Chile junto con su hermana para visitar familiares y luego se quedaron varados ya que no les permitían, como a tantos otros argentinos, el ingreso al país.
El 26 de mayo fue el último viaje que se realizó de repatriación de varados, a través del Paso Internacional Pino Hachado. “La única provincia que deja ingresar a su gente es Neuquén. Río Negro no da ingreso a los varados”, precisó.
“Los gestos inhumanitarios que están teniendo con los argentinos acá es de no creer. ¿Por qué no abren Samoré para los argentinos de una buena vez, para los que tienen que volver a su casa? Es una vergüenza lo que están haciendo”, se lamentó la mujer.

Información:LM Neuquén -Prensa Argentina

Print Friendly, PDF & Email