Durante horas de la noche del viernes se produjo un masivo escape de salmones desde el centro de cultivo “Caicura”. El centro, es operado por la empresa Salmones Blumar S.A. que se dedica a la acuicultura en general, crianza, producción y cultivo de salmones. Los hechos sucedieron en en un sector cercano a Islas Caicura, frente a Caleta La Arena. Esto se encuentra dentro del territorio de la comuna de Hualaihue, en el Seno Reloncaví, provincia de Palena. En la Región de Los Lagos.

Tras el incidente, el gerente general de Blumar, Gerardo Balbontin, comentó que registraban 875.144 peces, en etapa de engorda. Con un peso promedio de 3,828 kilos cada uno. Además, señaló que se desconoce, por el momento, la magnitud exacta del escape de peces. Desde Greenpeace, Estefanía González, coordinadora de campañas, enfatizó que era “impresentable que la propia empresa no sepa la magnitud del escape”.

SÓLO SE HA CAPTURADO A UN 1% DE LAS ESPECIES

“El permiso de siembra era para un total de 1.009.474 salmones y en este evento se hundieron prácticamente todas las jaulas, por lo que al menos estamos hablando de 1 millón de salmones escapados”, añadió.  Cabe mencionar que los escapes de salmones tienen un gran impacto ecológico ya que al ser especies introducidas de forma artificial, no poseen depredadores naturales. Son animales carnívoros y las poblaciones de especies nativas bajan al ser depredadas por ellos. Compiten por el espacio y la alimentación. Por eso, devoran a los peces de la zona.

Es por este motivo que, desde Greenpeace interpondrán una denuncia. A la fecha, tras poco menos de una semana del escape, Sernapesca verificó se han recapturado 8.476 peces. Sería alrededor de un 1% de los salmones que escaparon.  “A una semana que se produce este escape que es el mayor de la década, Sernapesca encuentra menos del 1% de los salmones fugados. Esto habla por sí solo, este desastre es la gota que rebalsó el vaso de negligencias de esta industria”, dijo. Recordó el escape del 2018 de 700.000 salmones a pocos kilómetros. “Que quedó en nada”, agregó. “Por eso realizamos una denuncia ante la Superintendencia del Medioambiente, para que las empresas sean sancionadas con pérdida de la Resolución de Calificación Ambiental y su concesión”, señalaron desde Greenpeace.

fuente: Publimentro

Print Friendly, PDF & Email