Incumplimientos laborales y deficientes condiciones sanitarias fueron las causales de la multa por más de 11 millones de pesos aplicada por la Dirección del Trabajo a una empresa de seguridad que mantuvo trabajando durante 46 días seguidos a un trabajador en el sector de Puerto Cisnes, región de Aysén.

El trabajador cumplía sus turnos en un pontón de un centro de cultivo de una empresa salmonera y aunque su descanso lo ejercía en tierra, mantuvo ininterrumpida su jornada de trabajo durante 46 días, hasta que la noche del domingo 19 de abril un fiscalizador de la Inspección Comunal del Trabajo de Puerto Cisnes lo detectó en su lugar de trabajo, tal como lo señalaba la denuncia que motivó la acción inspectiva.

Verificada esa y otras infracciones laborales y de higiene y seguridad, la fiscalización in situ concluyó con la suspensión de esa función específica cumplida por parte de la empresa de seguridad, la que hasta esta fecha no ha solicitado el levantamiento de la medida a través de la acreditación de la corrección de las infracciones.

Así, la empresa contratista Segfish Chile SPA fue sancionada por un total de 160 Unidades Tributarias Mensuales (UTM) y 15 Ingresos Mínimos Mensuales (IMM no remuneracionales), equivalentes a sus valores de mayo a $11.158.370; en tanto, la empresa principal AquaChile, fue infraccionada por un monto de 120 UTM y 26 IMM, equiparables a $11.415.980.

La directora regional del Trabajo, Victoria Sierra, enfatizó que “hemos finalizado el proceso de fiscalización, las multas ya fueron notificadas tanto a la empresa contratista como la principal, por tanto, podemos decir que como institución que resguarda los derechos de los trabajadores, hemos estado a la altura de los hechos, en estos tiempos tan complejos, cumpliendo nuestra misión institucional, llegando a los trabajadores que se encuentran en situaciones de mayor precariedad y que muchas veces no están en condiciones de efectuar las denuncias correspondientes”.

A su vez, la seremi del Trabajo y Previsión Social, Andrea Ponce, afirmó que “hace algunas semanas dimos a conocer junto a la directora del Trabajo, una lamentable situación en la que se encontraba un trabajador, guardia de seguridad de un pontón, esto después de la fiscalización que realizó la Inspección del Trabajo. Queremos indicar que el procedimiento ya terminó, y que tal como lo señalamos en ese entonces, luego podíamos dar a conocer el resultado. Pues bien, queremos contarles que ambas empresas, tanto la empresa principal, como la empresa contratista, fueron sancionadas con altas multas. No es posible que hoy día nos encontremos con trabajadores que están siendo vulnerados en sus derechos a ese extremo”.

Ponce además añadió sobre las denuncias y fiscalizaciones, “Queremos pedir y solicitar a todos quienes nos están escuchando, que están en una situación similar, a que coloquen las denuncias en la Inspección del Trabajo. Y si alguien tiene conocimiento de manera directa o indirecta, también lo haga. Además, debemos ser solidarios en ese sentido; no importa que estemos pasando hoy día esta triste situación producto del coronavirus, que nos mantiene aislados. Nosotros vamos a seguir fiscalizando y realizando nuestro trabajo mientras un trabajador o trabajadora siga prestando sus servicios en la calle”, concluyó.

 

Print Friendly, PDF & Email