Los satélites evidenciaron que, debido al cese de actividades industriales y la poca utilización de vehículos, disminuyó el dióxido de nitrógeno.

La Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) compartió un dato relativamente positivo vinculado al COVID-19, que tanta tragedia está causando en el mundo. El organismo expuso que, a partir del confinamiento, se redujo la contaminación de aire en Europa.

A raíz de las resoluciones gubernamentales que dictaron el aislamiento de las personas en sus casas, la reducción de la actividad industrial, principalmente de las centrales eléctricas de carbón, y el transporte con vehículos de combustión es notable y le dio un respiro al medio ambiente. De acuerdo a estudios e imágenes satelitales, se redujo en un 25% las emisiones de CO2 de China. Ahora, esta tendencia fue ratificada en Europa a partir de los tomas desde el espacio del instrumento Tropomi, a bordo del satélite Copernicus Sentinel-5P, de la ESA. En Italia, la disminución de la concentración de contaminantes como el dióxido de nitrogeno, el cual es un compuesto tóxico que afecta a la calidad del aire y es un gas de efecto invernadero. Al mismo tiempo, otros contaminantes bajaron su presencia desde el 1 de enero de 2020 y hasta el 11 de marzo.

Print Friendly, PDF & Email