Después de la erupción del volcán Chaitén, ocurrida en mayo del año 2008, los servicios públicos y de salud se vieron interrumpidos por razones obvias del suceso.

Luego del retorno de los habitantes y servicios, la situación no cambió mucho e incluso algunas cosas permanecen igual a la fecha, como es el caso de la salud, que por resolución ministerial prohíbe los partos en hospitales de baja complejidad como es el caso de Chaitén y el resto de centros asistenciales de la Provincia de Palena.

La explicación del Servicio de Salud es que, al tratarse de un hospital de baja complejidad, solo puede atender partos de urgencia.Tal determinación ha sido recibida con molestia y preocupación por la comunidad; no solo por las diversas complejidades que reviste para una futura madre trasladarse a otra comuna alejándose de sus familiares y redes de apoyo, si no que también por los problemas de conectividad que afectan a la provincia de Palena.

Otro de los argumentos de la comunidad es que se atenta contra el sentido de arraigo, identidad y pertenencia tan fuertemente asentado en las comunas aisladas y fronterizas de nuestro territorio.

Pese a la prohibición del servicio de salud, durante la jornada de ayer, fue tratado un parto de urgencia en el hospital de Chaitén, en donde después de años, nació un bebé en la comuna de Chaitén, así lo confirmaron desde la institución en sus redes sociales «Tenemos el agrado de comunicar que tras atención y parto de emergencia, ayer 11/12 nació una pequeña chaitenina en el servicio de urgencia del Hospital de Chaitén» cuyo parto fue atendido con éxito por los profesionales del hospital.

En este sentido la comunidad vuelve a plantear la pregunta del ¿Por que sus habitantes no pueden nacer en sus comunas si con las actuales condiciones, mucho mejores que antaño, han nacido bebes sin complicaciones?

Desde el Servicio de Salud del Reloncaví y a través de una aclaración pública señalaron que No es correcta la afirmación que señala “Pese a la prohibición del servicio de salud, durante la jornada de ayer, fue tratado un parto de urgencia en el hospital de Chaitén”.

La Norma 150 del Ministerio de Salud del año 2013 establece que en el caso de los hospitales de baja complejidad –como el de Chaitén-, la atención de partos debe derivarse a un hospital de alta complejidad, a menos que el parto sea inminente, esto para salvaguardar la calidad de la atención y disminuir los riesgos, que han sido demostrados por la reducción de la morbimortalidad perinatal.

No existe prohibición para atender partos de urgencia o inminentes en hospitales de baja complejidad como el de Chaitén, que fue lo que ocurrió ayer. Es decir, el equipo clínico respondió conforme a la Norma establecida por el Ministerio de Salud.

Parece importante reiterar que la restricción ministerial es en relación a partos programados y no a partos inminentes como fue el caso descrito. Gracias a la oportuna atención, el proceso fue desarrollado exitosamente, pero no ausente de riesgo.

Actualmente, tanto la madre como el niño se encuentran en el Hospital Puerto Montt a fin de monitorear el estado de salud post parto.

elhuemul.cl

imagen portada referencial

 

Compartir