La comunidad de Chaitén determinó sumarse a un homenaje a la niña y vecina Francisca Barrientos Cadagan (12 años), cuyos órganos fueron donados tras fallecer producto de una repentina enfermedad. La única ramada de la comuna no funcionó, en memoria de la joven que fue sepultada hoy, tras una misa, en el cementerio local.

En vida, quien fuera la menor de tres hermanos le manifestó a su familia su deseo de ser donante, si algo le pasaba. Para su mamá, Deyanira Cadagan, se trata de un acto que fue respetado por todo el grupo familiar, que vivió un tiempo en Villa Santa Lucía; después, en Valle El Frío y, en la actualidad, en Chaitén.Explicó que su hija donó sus córneas, el hígado y los riñones, “para dar vida, por lo menos, a unas cinco personas”.

Deyanira detalló que “una córnea era para una persona y la otra, para una segunda. Con el tiempo, vamos a conocer quiénes fueron ayudadas por mi hija; nosotros cumplimos con la decisión de ella”.

De acuerdo a la mujer, “Francisca nos dejó un enorme legado y la idea es que esto sea imitado porque, pese al dolor, ha sido todo muy hermoso”.

Contó que la madre de una de las niñas favorecidas con uno de los órganos intentó comunicarse con ella.

“Me llegó un WhatsApp de una mamá cuya hija recibió el órgano de mi hija; aún no estoy preparada para hablar, pero yo creo que en los próximos días vamos a saber a quiénes Francisca ayudó a seguir dando vida”, reiteró.

Solidaridad

El capitán de Carabineros Héctor Guzmán dijo que durante los cuatro años que lleva cumpliendo funciones en Chaitén, se ha podido percatar de los elementos que unen a la gente y que están basados en la solidaridad.

“Cuando hay momentos difíciles, se olvida todo y ellos (vecinos) se toman las manos y se enfocan en un tema y, obviamente, la partida de Francisca ha calado hondo en toda la comuna y en un gesto que hay que destacar, y que es el de la señora Ana Gallegos: la fonda oficial suspendió las actividades, entregando un ejemplo de solidaridad”.

Para el oficial, es un efecto de la explosión del volcán el 2 de mayo de 2008 y el aluvión del 16 de diciembre de 2017, en Villa Santa Lucía.

Agradecen

El enfermero encargado de la Unidad de Procura del Hospital Puerto Montt, Richard Toloza, reiteró el agradecimiento a la familia de la paciente pediátrica, quien les había manifestado su intención de ser donante.

“El mismo (jueves) 19 en la mañana, tomamos contacto con la familia, donde hicimos todo el procedimiento de última voluntad y nos encontramos con que en este caso había manifestado su voluntad ya que, si se daba la situación, ella quería ser donante de órganos”.

Según el profesional, lo ocurrido con Francisca es una situación que hoy día no pasa. “Una problemática importante a nivel país es que cuando nos ponemos en contacto con las familias en esta misma situación, muchas veces el paciente no había manifestado su voluntad, por lo tanto la familia no asume esa responsabilidad, o que también es importante y pasa muchas veces, la familia se niega a donar”.

También agradeció la gestión de todas las instituciones y al personal de turno y a quienes acudieron desde sus casas para que el procuramiento sea efectivo.

Fuente Soychile.cl
Compartir