Bustos estuvo prófugo de la Justicia tras asesinar a su bebé, un policía, y herir a otro efectivo en un enfrentamiento, después de haberse fugado de la Comisaría de Trevelin. Logró cruzar a Chile, donde fue encontrado y detenido en septiembre del 2015 en Villa Santa Lucía.

Cristian “Mai” Bustos, sindicado como el autor del crimen del policía Leandro “Tito” Roberts el 8 de marzo de 2009, cumple en estos días la pena impuesta en Chile, por atentado contra un policía de Interpol de chile, causándole heridas de arma de fuego. Fue aprehendido el 12 de septiembre de 2015, en  Villa Santa Lucía cerca de Chaitén, lugar donde estaba alojado en un complejo de cabañas.

Desde la Oficina Judicial de los Tribunales de Esquel- argentina señalaron que el 14 de este mes, Bustos quedará a disposición de la Justicia Argentina ya que terminará de cumplir la condena en Chile.

Si bien su traslado a Chubut no será de inmediato, estiman que antes de fin de mes se podría concretar, dado que el proceso de extradición está aprobado luego de la tramitación que realizó la Cancillería argentina.

Las causas pendientes

Bustos tiene dos causas pendientes: La primera un homicidio agravado cuya víctima fue su bebé y por lo que estaba preso. Pero cuando lo iban a notificar de la sentencia, se fugó de la Comisaría de Trevelin. La otra causa es de cuando el 8 de marzo una comisión policial fue a buscarlo a su domicilio en Corcovado, sabiendo que se encontraba allí, y en el tiroteo de resistencia junto a sus hermanos, mató al policía Leandro Roberts.

Por ese homicidio del efectivo policial, se hizo un juicio en el que los hermanos de “Mai” fueron condenados, y él, que se encontraba prófugo, debe responder por el hecho, en tanto habrá que esperar si el Tribunal de Justicia confirma la sentencia por la muerte de su hijo.

En el enfrentamiento del 8 de marzo de 2009, en el que los hermanos Bustos actuaron encapuchados, también resultó herido el policía Luis Cañumir –también se debe resolver ese caso-, y en medio de los hechos Cristian Bustos se dio a la fuga, mientas su hermano Daniel cumple cadena perpetua (en principio estaba alojado en la Comisaría de Gualjaina), por la sentencia unánime que le dictara el Tribunal de enjuiciamiento integrado por los doctores Carina Estefanía, Ricardo Rolón y Roberto Casal. El menor de los Bustos quedó parapléjico en el tiroteo y fue absuelto.

Compartir