¿Comprensión de una muerte?

Cuando tenía 3 años mi hermano murió…

A los 7 años sabía que había desaparecido y había aparecido muerto a los días después…

A los 13 años entendí que lo habían secuestrado muchos días y asesinado en extrañas circunstancias…

A los 17 años investigué y pregunte, lo secuestraron por 11 días y lo asesinaron en contextos históricos que permitieron tapar la verdad de tamaña aberración…

A los 26 años muere mi padre sin haber justicia para mi hermano…

A los 28 años leo, gracias al libro de la Sole Pino y a la lectura de informes de peritos forenses en relación al caso, lo macabro que fue, a Rodrigo de 6 años lo raptan, lo privan de libertad, no lo alimentan, lo queman con cigarros, sin su madre y familia por 11 días, acabando con su vida al ahogarlo y dejando que la falta de oxígeno terminara todo, lo dejan en un sitio para que sea encontrado, culpan y encarcelan a un joven con todo un sistema judicial, político y médico que permite hasta el día de hoy que la verdad no salga a la luz …

A los 29 años quedo embarazada y concreto mi sueño de vivir en el sur, aferrándome a la paz que entrega el eterno verde.

A los 36 años Martín tiene 6 años y Renata 3 y me vuelve a atormentar el sufrimiento y la pérdida, la injusticia de sentir miedo.

A los 39 años para tratar de cerrar ciclos, junto a mis hijos, Pao y gente que quiero mucho, esparcimos cenizas de Rodrigo en el río Negro, en mi Chaitén querido…

Hoy a los 44 años sigo esperando justicia, tratando de entender como el ser humano puede hacer tanto daño a los niños con maltratos, violaciones, abusos, guerras…

Y la respuesta que tengo para seguir adelante, es la que me da mi madre durante toda mi vida con ejemplo, cariño, apoyo, palabras…
El amor…

«JUSTICIA PARA RODRIGO ANFRUNS PAPI»

Chaitén 2019, Loreto Anfruns Papi

 

Compartir