Camila Núñez, viaja todos los días en bus desde Huequi sur para no faltar a clases.  En el lugar, se reúne con sus nueve compañeros y compañeras que conforman la Escuela Rural Hueque Norte. Un privilegiado lugar de la comuna de Chaitén, situado en la península de Comau, frente al río Huequi que desemboca en el Mar Interior de Chiloé. Lugar donde solo se puede acceder por aire o por mar.

A su corta edad, está decidida en seguir la senda científica por ello participa con mucho entusiasmo en el Club Científico Escolar “Pudú aquí…yo te cuido”, integrado por estudiantes del establecimiento.

La niña junto a sus amigas y amigos de la escuela multigrado de 1º a 6º año básico, salen a avistar pudúes en zonas pobladas, para lograr explicar el fenómeno de que “se ha visto esta especie muchas veces en localidades pobladas y ahora es común encontrarlo en el río, las casas e incluso entremedio de las ovejas.”, relata la pequeña investigadora.

La aventura comienza cuando Camila junto a su Club identifican puntos estratégicos y colocan cámaras en lugares más concurridos del animal para poder capturar su aparición. Además, recorren su localidad encuestando a vecinos y vecinas sobre la cantidad de avistamientos, frecuencia y sectores donde se han divisado. “Creemos que este fenómeno sucede principalmente por el cambio climático, ya que probablemente al pudú le está faltando alimento en la cordillera y sectores más alejados”, complementa Cecilia Montecinos, docente de ciencias guía del proyecto de investigación.

Motivación por la ciencia

Para la estudiante, la ciencia se ha convertido en una herramienta para entender la riqueza de  biodiversidad en la que se encuentra inmersa en la provincia de Palena. “Puedo comprender la naturaleza, los ejercicios matemáticos, explicar muchas cosas que no sé. Por ejemplo, que las hembras pudúes tienen solo una cría al año. Me gustan muchos los animales y por eso quiero estudiar veterinaria y trabajar cerca de mi hogar”, manifiesta Camila, hija de madre apicultora y padre carpintero.

Montecinos describe que, aunque el sector es aislado y muchos de los niños deben caminar unos 3 kilómetros invierno y verano para llegar al colegio. “Ellos son estudiantes que jamás faltan a la escuela y súper motivados, especialmente con la ciencia, porque comenzaron a entender fenómenos de la naturaleza, como, por ejemplo, la subida y bajada de mareas, el buen uso de los recursos naturales, etc. Han comprendido que el entorno mismo les entrega infinitas posibilidades de aprender la física, química y la biología”.

La docente recalca que, en la zona, la ciencia, se ha convertido en un motor de cambio. “Hemos vivido experiencias muy lindas con nuestros niños. Por ejemplo, una estudiante le dio la idea a su papá pescador de cómo mejorar su lancha. Otra niña le explicó a su papá como extraer recursos sin invadir el entorno. La ciencia no sólo ha estado al servicio de la protección del medioambiente, sino que también ayuda a sus familias a mejorar sus condiciones de vida”, fundamenta la profesora.

El camino científico, no solo implica ampliar los conocimientos, sino que también tiene un impacto en el desarrollo y bienestar de los estudiantes, sus familias y comunidades.

El Proyecto Asociativo Regional PAR Explora de CONICYT Los Lagosinvita a establecimientos municipales, particular subvencionados y particular pagados de la región a postular hasta el 12 de septiembre los proyectos de investigación para participar en el XVI Congreso Regional Escolar de las Ciencias y la Tecnología que se realizará entre el 28 y 30 de octubre en la Universidad Austral de Chile, Sede Puerto Montt.

Bases y formularios se pueden descargar a través de la página https://www.explora.cl/lagos/ y los documentos deben ser enviados al correo  karina.bravo@uach.cl.

Compartir