El año 2015 el reconocido kayakista local de Futaleufú, Humberto Reyes, advirtió que en la aguas del río Espolón se vertían aguas servidas provenientes de la planta de tratamiento de ESSAL por lo que inmediatamente realizó la denuncia a la Autoridad Sanitaria, obteniendo resultados positivos recién ahora.

Cuando la denunicia fue realizada se dio inicio a un proceso de seguimiento de los hechos, y en el cual el Municipio de Futaleufú, el mismo año, ofició a la Super Intendencia de Servicios Sanitarios (SISS) lo que gatilló en ese entonces a una multa a la empresa ESSAL y el compromiso de mejoras en infraestructuras.

Finalmente y después de 4 años, las obras se encuentran en un 90% de avances por lo que se dejó de contaminar el río Espolón uno de los grandes atractivos turísticos familiares de la comuna.
Rocío González, Directora Ejecutiva de Fundación Riverkeeper explica que “Siempre nos ha preocupado la salud del rio y el fin último del trabajo de monitoreo ha sido terminar con la contaminación del Río Espolón, más que el proceso sancionatorio en sí. Sabemos que esas multas ingresan a las arcas públicas, pero no van en directo beneficio de la comunidad afectada ni daba solución al problema real. Es por ello que siempre hemos tenido un flujo de comunicación directo con la empresa ESSAL para lograr resultados, con perseverancia y trabajo de seguimiento continuo y es así como hoy podemos celebrar estas buenas noticias”.
En su momento y realizada la denuncia el 2015 se obtuvieron muestras de agua por parte de la Seremí de Salud y se detectó niveles de Escherichia Coli muy altos por sobre la norma permitida.
En el proceso de seguimiento de la denuncia y del cumplimiento de los compromisos asumidos por la empresa, se contó con la Seremía de la Salud Provincia de Palena, el Comité Ambiental Comunal (CAC), la Fundación Futaleufú Riverkeeper, el Municipio, Vecinos y kayakistas que siguen monitoreando el río.
elhuemul.cl
Compartir