Señor director:

Con el correr de los años, los caminos sin pavimentación, los puentes caídos y las reparaciones a medio terminar no sólo han causado inconvenientes, sino que han empeorado la calidad de vida de quienes vivimos en sectores rurales, dejándonos más de alguna vez aislados y sin posibilidad de recurrir a un médico o comprar bienes de necesidades básicas.

Ante este escenario, las medidas presentadas por el Presidente son un avance y una señal de esperanza: no recuerdo un anuncio de esta misma envergadura, enfocado en mejorar las carencias de lejanía que tenemos los chilenos que vivimos en zonas aisladas.  Con la Fibra Óptica Austral se proveerá de múltiples accesos a las personas de la región, conectándonos con el resto de Chile y el mundo, una situación impensada hace algunos años atrás, cuando teníamos que recorrer largas distancias para apenas ocupar un teléfono público.

El desarrollo avanza a pasos agigantados, y lo que ayer nos parecía un gran adelanto, mañana será un bien primordial. Por eso, agradecemos que el Gobierno se acuerde de nosotros, y nos permita ser parte del desarrollo de Chile.

Juan Luis López Torres.

Compartir