Señor director:
Más de 35 años tuvimos que esperar los chilenos para, finalmente contar con una reforma al sistema de Isapres como la presentada esta semana. En el primer Gobierno del Presidente Piñera, si bien se presentó, no le dieron oportunidad de aprobarla, en tanto, en el último mandato de la Presidenta Bachelet nunca se envió un proyecto al Congreso en esta materia, muy ocupada en dar gratuidad a universitarios, y armando cabildos para una propuesta de nueva constitución que partió fracasada.  Hoy estamos viviendo una oportunidad histórica porque la ley vigente quedó corta y existen muchas falencias del sistema de salud privada que aflige a más de tres millones de personas.
Luego que se conocieran las alzas -la mayor en promedio desde 2011- que aplicarán las Isapres a los planes de salud este año, el Gobierno propone la creación de un Plan de Salud Universal; eliminar la declaración de salud, las discriminaciones de prexistencias, edad y sexo, de forma de permitir la libre movilidad de los usuarios entre las distintas Isapres; crear un Sistema de Compensación solidario entre las Isapres, entre otras medidas.
Asimismo, se espera fomentar la competencia y aumentar las facultades fiscalizadoras de la Superintendencia.
No habría motivos para no permitir el avance de esta iniciativa. Si en años no fueron capaces de impulsar una medida como esta que el chileno necesita y exige, se espera una buena disposición a no trabar el proyecto.
Patricio González Barros.
Compartir