El caso del homicidio del profesor de Villa Alemana conmueve por su frialdad. Es, sin duda, complejo pensar que una persona pueda llegar a matar a otra y luego dividir su cuerpo en trozos, como si fuera un objeto, una cosa.

Por tanto, surge la interrogante ¿Quién podría llegar a cometer un acto así, con tanta crudeza? Este tipo de crímenes serían realizados por personas que presentan rasgos de personalidad psicopática, los cuáles se caracterizan por una ausencia de culpabilidad y remordimiento,  sienten desprecio por su víctima y son incapaces de ponerse en el lugar del otro.

Si bien, saben la diferencia entre lo que está bien o mal, no les importa, ya que esos límites no son para ellos, comportándose como si las consecuencias de sus actos fueran a afectar a otros. Cualquier estrategia es válida para llegar al máximo placer del psicópata que es anular la voluntad del otro para atacarlo y demostrar su superioridad y su desprecio hacia su víctima.

Mariela Andrades
Académica de la U.Central y Doctora en Psicología Clínica y Forense

Compartir