Impacto ha generado en la comunidad de Chaitén y la Provincia la instalación de jaulas para el cultivo de salmón, tanto por el impacto visual como por el contaminante, en el Lago Yelcho, reserva de agua y de vida y uno de los principales atractivos turísticos de la zona y para los amantes de la pesca deportiva y recreativa de todo el mundo.

La comunidad comenzó a manifestarse en descontento por las instalaciones que atentan contra la biodiverisidad del lugar y por lo altamente contaminante de estas jaulas mientras desarrollan sus procesos de producción pese a lo sofisticado que puedan ser los manejos de esta industria de producción de salmones.

No es desconocido lo que está sucediendo con la instalación de salmoneras como un grave problema ambiental en el sur de Chile, problema que no es abordado por los medios de comunicación y que solo cobra relevancia por lo económico y laboral. Se invisibiliza el gran impacto negativo ambiental que se genera en las reservas de agua, en la salud de las personas,  y es esto justamente lo que busca revertir la comunidad organizada de Chaitén que ha comenzado a reunirse con el fin de buscar la forma de detener la instalación de estos centros de cultivos que atentan contra los paisajes de la Provincia de Palena generando pesar y dolor en los amantes de la naturaleza y el entorno prístino que aún conserva la zona.

De acuerdo a información publicada por aqua.cl Una investigación realizada por la Universidad de Los Lagos en las regiones X y XI de nuestro país, señala que la salmonicultura genera descargas comparables a cuatro veces el número de habitantes que habitan esa zona. De acuerdo al mismo estudio que fue solicitado por la organización ecologista Fundación Terram, los desechos de las salmoneras son eliminados sin ningún tratamiento.

El profesor encargado del estudio, Alejandro Buschmann, dijo que las descargas equivalen a desechos generados por una población de entre 2,7 y 4,1 millones de habitantes. El estudio señala que, de todo el alimento que se suministra a los salmones, éstos consumen cerca del 25%, mientras que entre el 75% y 80% queda en el ambiente. Estos restos de alimentos, además de las materias fecales de los peces, producen acumulación de materiales como fósforo y nitrógeno.

Buschmann indicó que una parte de estos desechos queda en el agua y otro porcentaje importante se va al fondo, lo que genera un cambio en la composición química del lecho y hace que disminuyan las concentraciones de oxígeno. El investigador dijo a La Tercera hace unos días que, aunque la zona impactada se circunscriba a unos 20 a 50 metros de distancia del cultivo, en algunos lugares los efectos pueden advertirse a 150 metros de las jaulas.

Por todas estas razones es que la comunidad informada de Chaitén se opone y lamenta que la Autoridades a nivel de País o Región permitan que esto esté sucediendo en la puerta norte de la Patagonia lugar nombrado como territorio Patagonia Verde que promueve la vida y la preservación, lugar que se vende en ferias internacionales como destino sustentable, lugar que ha logrado en algunas comunas certificaciones ambientales o erradicar las bolsas de plástico por lo dañinas antes de la promulgación de Ley, lugar que es considerado uno de los mejores del mundo por sus bellezas y territorios, lugar que es ahora amenazado por la contaminación de una salmonera en uno de los mas bellos lugares de la Provincia de Palena y que la comunidad esta dispuesta a organizarse para proteger.

elhuemul.cl

Imagenes: Victoria Gessel

Compartir