Desde que la comunidad se enteró de la tragedia que afectó a la Villa Santa Lucía, las ayudas se reciben todos los días.

Y es así como en una vivienda de la localidad se instaló un rancho de comidas para apoyar desde muy temprano con la alimentación de las patrullas, para seguir al almuerzo y ofrecer en la tarde meriendas, todo preparado con donaciones en productos y dinero de manos solidarias que no han querido estar ausentes ni distantes de los vecinos afectados de la Villa.

Desde la Provincia se recibe ayuda de voluntarios de Futaleufú y Palena, y también de Chaitén, y es justamente desde la capital Provincial de donde 2 voluntarios, acompañados de otros, se han encargado de entregar cariño y alimentación a quienes llegan al rancho, lugar al que todos los días llegan cerca de 200 personas a comer entre Carabineros, Bomberos, Topos, PDI, Ejercito, ONEMI, Voluntarios, Vialidad y quien coopere en la zona para sacar adelante a la Villa. Este comedor improvisado es la vivienda de una familia de Villa Santa Lucía que a cambio de nada abrió su hogar para servir a quienes ayudan.

Ricardo Rivera es uno de los voluntarios, y quien llegó el día 17 de diciembre a la zona 0, y desde ese día ha alojado en cercanías de la localidad de la Villa Santa Lucía para poder viajar todos los días y colaborar en las tareas de cocina y alimentación. “Estamos acá desde el segundo día de ocurrido el alud; estoy acá como voluntario y Concejal de la comuna impulsado por mí espíritu de escultismo para ayudar en lo que se pueda” señala. Agrega que “Hemos recibido colaboración por parte de las comunas de Palena y Futaleufú, quienes hacen llegar sus aportes y nos apoyan en el rancho para que podamos de esta manera atender a quienes llegan con frío, mojados o cansados”.

“Para nosotros ha sido un trabajo bonito; ayudar y aportar con un granito de arena a quienes ayudan en búsqueda acá en la Villa nos hace felices” señala Delma Ojeda, voluntaria y Concejala de Chaitén que llegó junto a su colega Rivera a ayudar el mismo día. “No tenemos fecha de retorno a Chaitén, no dejaremos solos a los equipos de trabajo y los atenderemos hasta donde podamos; durante 1 mes o 2 meses, no lo sabemos” puntualizó. Ambos colaboradores salieron solo para cada fiesta de fin años por 2 días y retomar nuevamente la labor solidaria.

Desde Futaleufú y Palena también se organizan campañas a través del boca a boca o con el uso de redes sociales para reunir y trasladar los alimentos que son preparados en el lugar, ayuda que no para y se sigue recibiendo a diario.

El rancho se sustenta con donaciones y colaboración en la cocina, como los productos aportados por Agrocoach o donaciones en alimentos, agua o dineros que se reciben o se disponen por quienes están en el rancho con las atenciones, también con ayuda en el servicio de atención y lavado de vajilla. Además, regalonea a los rescatistas con sopaipillas y hasta calzones rotos todos los días haciendo de la estadía un lugar más ameno pese a los terrible de la tragedia.

elhuemul.cl

Compartir