Tras la reciente publicación compartida sobre el trabajo realizado por la PDI  en donde se recuperaron más de 100 implementos de turismo aventura en Futaleufú , esto a raíz de una querella presentada por un particular por el supuesto delito de apropiación indebida  de implementos en que un tercero ofrecía servicios de turismo aventura en la zona y a nivel internacional utilizando ilegalmente el equipamiento de un ex socio, con quien había disuelto una empresa destinada a este mismo rubro, es que el afectado a través de diario el huemul quiso hacer público su descargos y aclarar la situación expuesta. 

Robert Currie Ortiz, de Futaleufú Adventure, señaló que “no existe ningún delito, sino que se trata de una maniobra destinada a llevar a la justicia penal una cuestión de naturaleza civil que se encuentra siendo discutida en los tribunales” dijo.

Currie añadió “La propiedad de los equipos es materia de controversia, puesto que la empresa que se los atribuye, desarrolló en conjunto el negocio de rafting conmigo, pero su pretensión no tiene sustento alguno. Tanto así, que les hemos pedido que nos demanden para que prueben que los equipos son de ellos. Ahora han optado por conseguir una orden de investigar de la Fiscalía, lo que debe ser revertido a la brevedad en tanto se le explique al fiscal la verdadera naturaleza de este conflicto”

“Se busca dañar la actividad que realizo mediante maniobras efectistas, que son llevadas a la prensa, para deteriorar mi imagen como guía de rafting y afectar mi negocio, puesto que ellos son mis competidores”

“El conflicto con la empresa Earth River se origina en el quiebre de mi relación con ellos hace dos años y el fin de mis servicios, momento a partir del cual comenzaron una campaña de desprestigio en mi contra, junto con entrar a competirme. Esto ha incluido la imputación de distintas conductas, deudas inventadas y supuestos acuerdos inexistentes, todos falsos y sin asidero alguno. La justicia civil se encuentra en curso conociendo del conflicto, donde hemos expuesto todos nuestros argumentos, ya que ese es el lugar que corresponde. Es ahí donde, cualquiera que revise los antecedentes, se dará cuenta de que esto es de una liviandad enorme, y que no tiene ningún destino en el largo plazo, por lo que solo se pretende dañar en el intertanto para afectar mi negocio”  dijo el empresario.

Finalmente Robert Currie comento que “El negocio del rafting en Futaleufú no es muy grande, y el prestigio de cada uno es esencial. La gente de Chile y del extranjero me conoce, sabe quien soy, y el liderazgo que tengo en esta materia. Seguiré trabajando igual que siempre, pese a los ataques de quienes se desesperan en este negocio, y en lugar de actuar limpiamente, atacan a sus competidores” Puntualizó.

elhuemul.cl 

Print Friendly, PDF & Email