A un año de implementado proyecto ejecutado por INIA, familias ya han adoptado tecnología que les permite contar con productos de calidad, con sello local.

El Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) recientemente realizó en la provincia de Palena dos días de campo orientados a entregar conocimientos técnicos a productores y productoras en el cultivo de hortalizas, intensificando sus actividades de transferencia tecnológica en zonas apartadas.

Lo anterior, en el marco del “Programa de Capital Humano para la Producción Hortícola de la comuna de Chaitén”, que se viene ejecutando hace un año con recursos del Gobierno Regional de Los Lagos, en el marco del plan Patagonia Verde.  A través de ello, los agricultores tienen la oportunidad de producir hortalizas de calidad en un territorio donde dichos productos, provienen de otras regiones del país, con un alto costo de transporte que es traspasado a los consumidores.

Gabriel Peña, subdirector de INIA Butalcura y jefe del proyecto, destacó la motivación manifestada por los integrantes de la iniciativa –en su mayoría mujeres-  quienes tienen un importante compromiso, adoptando las recomendaciones de los especialistas de INIA, con buenos resultados.

“Es una zona muy aislada, sobretodo en la Península de Comao, sin embargo, a un año de trabajo nos hemos dado cuenta de que los agricultores ha ido adoptando la tecnología, están permanentemente llamando y consultando, y más aún, en forma particular han apalancado recursos de otras fuentes de financiamiento en materia de inversión, estableciendo sus invernaderos, con el diseño que INIA les ha entregado, y eso nos tiene satisfechos”.

De esta forma, tanto en Chaitén donde se encuentran las 35 beneficiarias del proyecto, como también junto a sus pares de Palena, se realizaron dos instancias de capacitación (taller y día de campo) dictadas por el especialista de INIA, Carlos Muñoz, y coordinadas junto al Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP) y los equipos de Prodesal de las comunas de Palena y Chaitén.

Los contenidos abordados fueron preparación del cultivo, almacigo, establecimiento de sistemas de riego, instalación de invernaderos y su cobertura plástica, la cual debe ser acorde a las condiciones climáticas de la zona.

Gabriel Peña adelantó que en la primera quincena de noviembre se realizará un seminario abierto a la comunidad, mientras que en enero de 2018 se esperan concluir los talleres de especialización productiva insertos en el proyecto, dando por finalizada esta experiencia, y donde INIA sin duda seguirá apoyando con conocimientos técnicos al sector rural, y en particular la pequeña agricultura.

“La experiencia ha sido bastante buena y creemos que se requiere aún más profundizarla. En este rubro, hay un mundo por explotar, esta área está vinculada el desarrollo turístico y por lo tanto el potencial del sector es tremendo”, puntualizó Peña.

elhuemul.cl

Print Friendly, PDF & Email