La familia de Luis Rodríguez Ibáñez cumplió con el deseo que había manifestado en vida y donó sus órganos, luego de que el vecino de la comuna de Futaleufú falleciera tras una agonía de tres días, a causa de haber sido atacado con un arma cortopunzante por su propio hijastro.La cirugía se ejecutó cerca de las 18:00 del pasado miércoles, en el Hospital de Puerto Montt (HPM), procedimiento que permitió obtener dos riñones y el hígado.

Este último fue el que, después de casi ocho horas de intervención, recibió Paola Martínez, de 40 años, quien encabezaba la lista de prioridad nacional para ese tipo de trasplante.El procedimiento tuvo lugar hoy en la Clínica Las Condes, desde donde se dijo que aunque la mujer tiene buen pronóstico, las 48 horas posteriores a esa intervención darán luces acerca de su evolución.“Hay que ver cómo se recupera el hígado y vuelve a hacer todas las funciones. Estamos muy esperanzados. El donante fue un buen donante. La cirugía salió bien, ella tiene harto camino avanzado”, dijo a radio ADN Erwin Buckel, jefe de la Unidad de Trasplante de esa clínica.

De acuerdo al protocolo establecido en casos de decesos, profesionales de la Unidad de Procuración y Donación de Órganos del HPM se pusieron en contacto con familiares de Luis Rodríguez, quienes respetaron su decisión de ser donante.Tras procurar los órganos, éstos fueron derivados a Santiago y Valdivia, según el Sistema de Priorización Nacional.El donante ingresó el domingo al hospital porteño, derivado desde Futaleufú, donde fue atendido por una herida en el cuello, recibida en un episodio de violencia intrafamiliar.Pese al esfuerzo del equipo médico, el paciente murió tres días más tarde, al no poder recuperarse de las lesiones infligidas por su hijastro.

El pasado 27 de julio, se concretó el primer procuramiento de órganos de este año, que también consideró dos riñones y un hígado de un donante de Ancud, que derivaron a Santiago.

elhuemul.cl

Fuente: soy puertomontt

Print Friendly, PDF & Email