Andres TobarEste 5 de abril se conmemora el día del Terapeuta Ocupacional, celebrando además 100 años de la profesión a nivel mundial. Surge la oportunidad en la que podemos hacer una breve reflexión en torno a su práctica profesional y a la importancia que ha ido tomando, tanto en los equipos profesionales como en los programas de salud en Osorno y todo el país.

Definir la Terapia Ocupacional suele ser una tarea difícil, incluso para los mismos profesionales. La Organización Mundial de la Salud la define como un conjunto de técnicas, métodos y actuaciones que utilizan la actividad aplicada con fines terapéuticos. Es definida, además, como una disciplina socio-sanitaria resaltando el carácter social que tiene la labor del experto. Su foco de interés es la ocupación humana y la relación existente entre ésta y los procesos de salud enfermedad que presentan los individuos. Centra su atención en el desempeño cotidiano de las personas, permitiendo al usuario mejorar sus habilidades y destrezas en las tareas y funciones de su rutina. La principal herramienta que utiliza es la actividad con propósito, resaltando el significado que la persona le entrega a ésta y al valor que se le asigna, dependiendo de los contextos en que un individuo se desenvuelve.

La Terapia Ocupacional, por medio de su proceso de evaluación e intervención, entrega información significativa acerca del impacto de la condición de salud, enfermedad o discapacidad en el desempeño cotidiano de actividades y roles ocupacionales, evidenciando su influencia en la calidad de vida y en los procesos de inclusión social.

El vínculo o relación terapéutica que establece el profesional con el usuario y el entorno es muy importante. El reconocimiento de los intereses y valores que tiene la persona con respecto a las ocupaciones en que participa es la base para establecer una relación que rescata la dignidad y el respeto a la diversidad. De este modo su trabajo surge desde un hacer respetuoso de la idiosincrasia del usuario, transformándose en un proceso de acompañamiento en el cual la persona logra objetivos personales y terapéuticos que definen un nuevo estilo de vida. La incorporación de este profesional en los diferentes equipos de trabajo interdisciplinario ha ampliado su horizonte y hoy su trabajo abarca áreas de salud, rehabilitación, inclusión educacional, laboral y social.

Por ello aprovecho esta instancia para enviar un afectuoso saludo a los Terapeutas Ocupacionales de Osorno, quienes con su abnegada labor permiten el desarrollo de nuestra profesión y el logro de mejores estándares de vida para nuestros usuarios.

Por Andrés Tobar González – Jefe de carrera Terapia Ocupacional

Universidad Santo Tomás Osorno

elhuemul.cl

 

Print Friendly, PDF & Email