“La Remolienda”, escrita por el prestigioso dramaturgo chileno Alejandro Sieveking, fue presentada, el pasado miércoles 30 de noviembre, por los integrantes del taller de teatro de la Escuela Futaleufú.

La actividad se desarrolló en el Gimnasio Municipal de Futaleufú, hasta donde llegó un público cercano a las cien personas, quienes fueron testigos privilegiados del talento de los jóvenes actores, que en todo momento mostraron gran naturalidad y calidad interpretativa sobre el escenario, logrando plasmar a la perfección esta divertida historia criolla, llena de picardía y humor.

4

Junto con destacar la calidad de su elenco, la directora de la obra, Profesora Vanessa Barría Altamirano, destacó el compromiso de cada uno de sus estudiantes “Fueron varios meses de trabajo, con mucha ansiedad y algunos problemas que fuimos sorteando en el camino. Mucho de estos jóvenes nunca habían participado en una obra teatral y hoy demostraron que con perseverancia y entusiasmo se puede realizar un trabajo de calidad. Estoy feliz, logramos el objetivo y estoy segura que el público se retiró feliz por el trabajo que mostramos”.

En esta oportunidad, el elenco de “La Remolienda”, estuvo integrado por los jóvenes: Cristian Ávila, Leonardo Ríos, Fernando Grandón, Camila Espinoza, Gabriela Flores, Jahair Valenzuela, Valentina Pinilla, Moira Hvalibota, Natalia Calderón, Natalia Caileo, Pablo Barriga y Fernando Manosalva, quienes cursan la enseñanza media en la Escuela Futaleufú.

“La Remolienda” se estrenó por primera vez el viernes 8 de octubre de 1965 en el Teatro Antonio Varas de Santiago, con motivo de las “XXV Temporada Oficial del Instituto de Teatro de la Universidad de Chile”, siendo adaptada al cine el 2006 por el director Joaquín Eyzaguirre.

Su historia cuenta las aventuras de Doña Nicolasa, una viuda campesina, quien va con sus tres hijos al pueblo de Curanilape con la esperanza de encontrar un nuevo amor y esposas para sus hijos. Los jóvenes no conocen el pueblo, tanto así que se maravillan frente al pavimento y no creen que exista la luz eléctrica. Cuando llegan a su destino, se albergan en un prostíbulo creyendo que es un hotel respetable.

Las tres jóvenes que prestan servicios en la casa que regenta Doña Rebeca, ven en los inocentes jóvenes su oportunidad para encontrar, finalmente, un marido. Esto ocasiona innumerables enredos, equívocos y coincidencias.

elhuemul.cl

Print Friendly, PDF & Email