Geólogos descubrieron que hace 380 millones de años fue un microcontinente que colisionó con el sur de Gondwana, así lo dio a conocer latercera en su edición del pasado 18 de septiembre.

chaiten-11

En la publicación se señala que cuando aún existía Gondwana, el supercontinente que agrupaba lo que ahora es Sudamérica, África, Australia, el Indostán, la isla de Madagascar y la Antártica; un microcontinente se unió también al sur del bloque continental y formó lo que hoy es el territorio donde está Chaitén.

Un grupo de geólogos, encabezados por Francisco Hervé, experto de las universidades de Chile y Andrés Bello, estudió la edad de las rocas más antiguas en Chiloé continental y detectó que tienen 380 millones de años y pertenecen a lo que fue un microcontinente, parecido a Japón, debido a su naturaleza volcánica. Las rocas estudiadas corresponden originalmente a rocas plutónicas, formadas por el enfriamiento de magmas en el interior de la Tierra, bajo los volcanes.

“Entre el microcontinente y Gondwana hay una zona de subducción, donde la corteza oceánica pasa por debajo del supercontinente. El arco volcánico que está en el microcontinente forma parte de un océano en subducción, se va acercando progresivamente al borde del Gonwana y culmina con la colisión continental”, explica el geólogo.

Para determinar lo que ocurrió, el equipo trabajó por cuatro años mejorando la información geológica de la zona, que comprende Hornopirén, Chaitén y el Lago Yelcho. Con expediciones marítimas y terrestres, usando el equipamiento más avanzado para determinar la edad de las rocas y analizando cristales de circón, un mineral escaso, pero que es común en rocas plutónicas como el granito, la tonalita,la diorita, entre otras.

 “Así establecimos que cercano a las localidades de Hornopirén, Chaitén y Lago Yelcho, hay rocas plutónicas devónicas (periodo de 395 a 345 millones de años) que en su conjunto trazarían un arco magmático de al menos 200 km de largo”, señala Mauricio Calderón, investigador de la U. Andrés Bello. El arco tiene 380 millones de años, lo mismo que uno registrado en Argentina, con el que son, aparentemente, paralelos. “Así podíamos decir que en esta latitud de Gondwana existían dos arcos magmáticos”, agrega.

Para confirmarlo realizaron diferentes análisis geoquímicos e isotópicos en rocas y minerales, pudiendo establecer que, si bien eran contemporáneos, ambos arcos se habrían formado en diferentes ambientes. Mientras el arco magmático en Argentina se desarrolló en Gondwana, el arco en Chile se habría formado en la corteza oceánica que se subductaba bajo Gondwana o en un microcontinente cuya naturaleza, por ahora, es desconocida. “Se podría decir que Chaitenia se formó una vez que el arco magmático fue desarrollado, generando cordones de islas que se acercaban gradualmente al margen de Gondwana”.

Según Hervé, estas observaciones siempre hay que considerarlas en los procesos geológicos posteriores, “para entender las cosas que pasaron después. Creemos que ese el aporte del proyecto”.

Fuente: latercera

elhuemul.cl

Print Friendly, PDF & Email