La politiquería en las comunidades.

633

Los  seres humanos moviéndose en el limitado y restringido plano de la libertad tienen el privilegio y la obligación correlativa de decidir por sí mismos sus propios destinos y esto desde luego requiere de una adecuada ordenación de las relaciones de unos con otros (mi derecho llega hasta donde comienza el tuyo).

Asimismo, la sociedad, tal como la conocemos, es una consecuencia de la naturaleza humana, ya que el hombre al encontrarse indefenso frente a la naturaleza, decide hacer un pacto o contrato social con otros hombres, para así resguardar sus derechos y por qué no decir sus fronteras. Es así como empieza a tener forma una sociedad basada en el bien común que rige hasta nuestros días, la denominada convivencia humana. Sin lugar a dudas, una convivencia entre derecho, moral y ética, pero en sus sentidos más abstractos.

56cc07084d2a580984c5e64a6dbe6ed3_1M

La convivencia implica, inevitablemente, limitaciones en la esfera de la libertad y del poder actuar de cada cual. El mantenimiento y progreso de la vida en común exige que la conducta de los asociados se regule por un poder superior (gobernante) a las voluntades individuales, pues de lo contrario, la convivencia se haría perjudicial y aún imposible.

Lo que vemos hoy en día en ciertas comunidades pequeñas, es una copia de lo que ya está sucediendo en el resto del país. “La Lucha del poder por el poder”.

Vemos como desde organizaciones, grupos organizados pero no formalizados, se contraponen las posturas generando ataques de unos contra otros, todos gritando por el bienestar de la población o del pueblo, pero dejando de lado un concepto clave: “La convivencia humana”.

Los estudiosos e investigadores han comprobado desde la psicología a la filosofía, desde la sociología a la medicina, que la convivencia es uno de los factores más trascendentes no sólo para el bienestar y la felicidad, sino para el sostenimiento de la salud total.

La convivencia es una forma de relacionarnos que debemos escoger desde muy jóvenes. Para la convivencia positiva es necesario el respeto, el amor, el perdón, entre otros, debemos tolerar costumbres de otras personas.

El ser humano tiene dos necesidades sociales básicas: la necesidad de una relación íntima y estrecha con un padre o un cónyuge y la necesidad de sentirse parte de una comunidad cercana e interesada por él. Los seres humanos son fundamentalmente animales grupales y su bienestar es mucho mayor cuando éste se encuentra en un ambiente armónico, en el cual se vive en estrecha comunión.

Para la supervivencia es indispensable la independencia y la autoconfianza, pero en el discurrir de la vida no puede prescindirse del apoyo y de la compañía de los otros.

Como señalan ciertos exponentes del existencialismo no puede haber un “yo”, sin un “tú”. Esta interdependencia social es mucho más que un abstracto concepto filosófico, constituye una necesidad humana fundamental.

Esta definición la plantea en su blog (2005) Abril Mariana.

 https://marianaconv.blogspot.com/2012/05/definicion.html

Agitando a las masas, con una retórica populista, solo acarrea mayor desazón a una causa justa, cualquiera que sea ésta. Manchar la honra de una persona es muy fácil, interpelarlo sin motivo justificado, también. La moral, el querer hacer lo correcto, entra en contraposición con la idea de venganza política o revanchismo. El gobierno y la oposición, nosotros somos buenos, ellos son malos, etc.

Los ciudadanos tenemos la misión de subordinar las relaciones sociales, a un principio superior, tratando de encarnar lo espiritual a lo temporal y logrando así, un común acuerdo entre los individuos de la sociedad, basada en el bien común, preservada y encaminada a los principios de ética y moral. No debemos permitir que nos guíen por caminos que no llevan a una NO convivencia armoniosa con nuestros vecinos y amigos, y sobre todo darnos cuenta de quienes quieren el poder para sus propios intereses, económicos, políticos y de Egos revanchistas.

Estemos atentos a estos signos, tener en una mano la bandera de libertad y en la otra una espada, no es la mejor señal de convivencia humana.

 elhuemul.cl

Print Friendly, PDF & Email