El gerente del Banco Central acusado de violar a sus hijas: “Jamás las he tocado”

185

Luego de que se anulara su segundo juicio que lo condenaba a 60 años de cárcel y a la espera de su tercer juicio, Enrique Orellana se refirió públicamente a la acusación, reclamando inocencia y asignándole responsabilidad a su ex esposa.

file_20130619222930
Enrique Orellana (UPI)

El gerente del Banco Central, Enrique Orellana, está acusado de violar a sus tres hijas. Este lunes se anuló el segundo juicio, donde se le condenó a 60 años de cárcel, y este 16 de agosto se realizará un tercer juicio.

El ejecutivo dio una entrevista a Canal 13, donde alegó inocencia y le asignó toda la responsabilidad a su ex esposa.

Orellana asegura que los testimonios de sus tres hijas variaron con el tiempo. El de la menor “es absolutamente inducido”, incluso “el tribunal que me condenó a 60 años en la sentencia lo reconoce y lo descarta”. La hija del medio no tendría ningún relato de connotación sexual, según una sicóloga del OS9 de Carabineros que le hizo una prueba, y la hija mayor entrega un testimonio “que ha variado”.

“Con esas mismas pruebas se me absolvió en el primer juicio. Los testimonios, tanto de 2 de mis hijas, como del perito del SML, variaron sustancialmente, y esa es la palabra que usa el dictamen de la Corte Suprema, sustancialmente”, argumentó.

El ejecutivo también se refirió al duro momento que traviesa producto del juicio. “Hace ya casi 3 años que no veo a mis hijas. No sé absolutamente nada de ellas. No sé dónde están, no sé si van al colegio. Las he visto de espalda en los 2 juicios orales que he debido enfrentar y es todo lo que se de ellas”, agregando que “mis hijas siempre fueron la razón de vivir, las amo profundamente, hasta el día de hoy. No paso un día en que no pienso en ellas”.

A su duro momento, Orellana le asigna toda responsabilidad a su ex esposa. “Lo peor de todo, en medio de toda esta barbaridad, de este crimen que mi ex mujer ha cometido, (las niñas) están al cuidado de una persona que ha sido totalmente incapaz de preocuparse de la salud mental de mis hijas. Lo único que le pedí a mi ex mujer es que dejara a mis hijas tranquilas”.

“Espero que toda esta infamia se termine. Espero que de una vez por toda esta mujer diga la verdad, aunque lo dudo profundamente”, agregó.

Finalmente, Orellana indicó que espera superar este momento que calificó como “un infierno”.
“Hasta hace 2 días atrás estaba condenado a morir en la cárcel, por algo de lo que soy absolutamente inocente, por algo que jamás he hecho, por algo que no se me ha pasado por la cabeza. Si hay algo que yo he hecho en mi vida por mis hijas ha sido quererlas, cuidarlas, amarlas. Jamás las he tocado, jamás las he dañado. Sin embargo, estuve condenado a pasar el resto de mi vida en la cárcel, por algo que jamás he hecho”, sentenció.

Sala de Prensa – El Huemul

Fuente: Soychile.cl

Print Friendly, PDF & Email