Hoy día la vida de un perro en la ley cholito está más reglamentada y sancionada con pena de cárcel, que la responsabilidad por la muerte de un trabajador en una faena riesgosa. Así fue como quedo sin sanción penal la muerte de 4 trabajadores electrocutados en una línea de alta tensión a la altura del kilómetro 1011 de la ruta 5 sur, mientras realizaban faenas de construcción entre Puerto Montt y Puerto Varas, donde SAESA y STS distribución no asumen su responsabilidad con la familia de los afectados.

En  región de Aysén, en la madrugada del 9 de junio dos mineros sufren accidente laboral mientras realizaban faenas para la Minera Cerro Bayo, en condiciones en que era previsible un accidente ya que realizaban labores prácticamente bajo una laguna y sin las medidas de seguridad adecuadas, donde resultaron desaparecidos don Jorge Sánchez Martínez y don Enrique Ojeda González, donde hoy los familiares luchan en la corte de Coyhaique para seguir con las labores de búsqueda y rescate hasta encontrar a las personas desaparecidas.

Tanto la empresa cerro bayo, la intendencia regional de Aysén, Sernageomin resolvieron detener la búsqueda, antes de vencer el plazo legal de tres meses establecido para la emergencia, en un acto arbitrario estableciendo “de facto” la muerte de los mineros atrapados, esgrimiendo como obstáculo lo costoso de la operación. Este recurso de protección admitido en la corte de apelaciones de Coyhaique debe ser resuelto la próxima semana, esperando que el imperio del derecho se establezca para estos mineros desaparecidos en chile chico.

Es una vergüenza, no modificar el código del trabajo en esta materia, estableciendo la responsabilidad de todos los dueños de la obra, aumentar las multas, establecer la posibilidad de denuncia anónima, establecer un delito para el empleador en caso de muerte o lesiones. Una empresa con un accidente laboral grave no debería poder hacer contratos con el Estado, como el caso de prácticas antisindicales y sanciones internacionales cuando sean multinacionales.

Hoy día en la legislación chile la vida de un perro en la ley cholito está más reglamentada, que un accidente laboral grave que sufra un trabajador.

LOS HECHOS DE LOS MINEROS SEPULTADOS VIVOS EN AYSÉN (CHILE CHICO)

El  09 de junio de 2017, en horas de la madrugada, entre las 02:00 y 04.00 horas aproximadamente, en la Minera Cerro Bayo Limitada,  dos de sus trabajadores, don Jorge Sánchez Martínez y don Enrique Ojeda González, quedaron atrapados al interior de la faena minera  denominada DELIA II, que corresponde, según autorización de SERNAGEOMIN, a la ampliación del “Proyecto Dagny” autorizado mediante Resolución Exenta 0644 de fecha 22 de marzo de 2011, a raíz de una inundación de agua y sedimento que ingresó al interior de estas  instalaciones.  Este accidente laboral se produjo en el yacimiento denominado Delia II de la Compañía Minera Cerro Bayo Ltda., ubicada a 25 Km de la comuna de Chile Chico, cercana a la Laguna Verde, Región de Aysén. Al ocurrir dicho suceso, los dos mineros se encontraban trabajando según se indica por testigos, en el nivel 55, a 200 metros de profundidad.

Ambos trabajadores efectuaban trabajos en virtud de un contrato de trabajo para la empleadora, dueña del yacimiento donde ocurrió este accidente laboral, en condiciones en que era previsible este accidente (labores efectuadas prácticamente bajo la laguna) y sin las medidas de seguridad adecuadas.

Actualmente la COMPAÑIA MINERA CERRO BAYO LIMITADA, habría señalado que ya NO CONTINUARIA CON LA BUSQUEDA DE LOS TRABAJADORES ATRAPADOS, ya que no podrían hacer nada al respecto, justificando dicha acción en que se habrían agotado las alternativas técnicas de búsqueda, escudándose además en que sus recursos económicos no serían ilimitados y las maquinarias de sondaje las ocuparían en otras faenas de exploración.

Por José J. Pacheco Sánchez – Presidente Provincial de la Multigremial/CUT Llanquihue

 

Compartir