Aludiendo a las recientes heladas que han afectado al país, se ha anunciado una eventual alza de precios de frutas y verduras, pues el fenómeno trae consigo una baja en la producción que se traduce en una menor rentabilidad para los agricultores.

Lo anterior, no es más que el resultado de aplicar la ecuación “oferta y demanda”, la cual da como resultado un precio más alto cuando existe más demanda que la oferta. Ahora bien, una cosa distinta es el concierto o acuerdo entre agricultores y productores para incrementar los precios, aludiendo una contingencia climática. En tal caso, podría darse una situación que atente la libre competencia, cuestión que debe ser investigada por los organismos correspondientes.

Sin embargo, el consumidor tiene derechos, independiente de las contingencias del mercado. Derecho a elegir libremente el bien o servicio a contratar, a recibir información veraz y oportuna, conocer el precio del producto o servicio, condiciones de contratación, características relevantes del producto o servicio y a no ser discriminado arbitrariamente, etc. Razón por la cual, que en caso de incumplimiento por parte del comerciante, éste podría verse obligado a reparar e indemnizar tanto daños materiales como morales, entre otros.

Por todo lo anterior y si bien éstas alzas responden a una contingencia climática, por ningún motivo el aumento de precios pueden responder a un concierto entre agricultores o productores. De ser así, se estaría afectando directamente el derecho a los consumidores. Caso en el que el llamado es a cotizar e informarse respecto de nuestros derechos como consumidor.

Por Andrés Bustos Díaz – Director Departamento Derecho Comercial, Universidad Andrés Bello

 

 

No hay comentarios